jueves, 19 de julio de 2018

El Cuarto Mono, de J.D. Barker


El detective de la policía de Chicago Sam Porter investiga el caso de un hombre atropellado, pues los indicios en la escena del crimen apuntan a que se trata de El Cuarto Mono, un asesino en serie que ha estado aterrorizando la ciudad. Su modus operandi consistía en enviar tres cajas blancas a los padres de las víctimas que secuestra y mata: una primera con una oreja, una segunda con los dos ojos, y otra con la lengua; y finalmente dejar abandonado el cuerpo sin vida en algún lugar.

El hombre atropellado llevaba una de esas cajas blancas. Se inicia así una frenética carrera contrarreloj para averiguar dónde se encuentra encerrada la próxima víctima.

El autor

J. D. Barker es un escritor que se ha movido siempre dentro del terreno del horror. Con su primera novela, Forsaken, consiguió despertar expectación dentro del género y fue nominado a diversos premios, entre ellos el Bram Stoker, uno de los más importantes.

Impresiones

Al ver esta novela en novedades y leer la sinopsis, sabía que tenía que leerla sí o sí. Y no me he equivocado, es un thriller muy adictivo, muy dinámico, con una trama potente que engancha desde el minuto uno.

Sam Porter, detective de la policía de Chicago, no está pasando su mejor momento. Se encuentra de baja cuando recibe una llamada de sus compañeros para que se persone en la escena de un accidente. Un hombre ha sido atropellado por un autobús. Un accidente no es de su competencia, pero todo parece apuntar a que puede tratarse de El Cuarto Mono, un asesino en serie que lleva aterrorizando la ciudad desde hace cinco años y Sam Porter y su equipo son los que han llevado el caso desde el inicio. Es un asesino inteligente que nunca deja evidencias y del que no saben prácticamente nada, salvo su modus operandi, manda tres cajas blancas a los padres de las víctimas que secuestra y mata: la primera con una oreja, la segunda con los ojos y la tercera con la lengua. Por último, siempre encuentran el cuerpo de la víctima con un mensaje No hagas el mal. Todo ello tiene que ver con la historia de los tres monos sabios tallados sobre la entrada del templo Tosho-gu de Nikko en Japón. El primero se tapa los oídos (Kikazaru), el segundo los ojos (Mizaru) y el tercero (Iwazaru), la boca, y representan el proverbio “No escuches el mal, no veas el mal, no pronuncies el mal”. Parece que hay otro cuarto mono, Shizaru, que significa “no hagas el mal” y de ahí el nombre que se le da al asesino, todas sus víctimas están relacionadas con alguien que en algún momento ha hecho el mal.

El hombre atropellado lleva una caja con la oreja de una posible víctima. Y es aquí cuando comienza una carrera contrareloj por encontrar a la última víctima y salvarla. Sam Porter ayudado por Clair Norton, Edwin Klozowski, Paul Watson y Nash van a poner todos sus recursos para salvarla, para ello van a utilizar varias pistas que se encuentran en la escena del atropello, entre ellas el diario del propio asesino, el cual nos va contando su infancia y cómo ha llegado a ser quién es y sus razones para matar.

Es una novela con un buen ritmo, una trama bien escrita, estructurada en capítulos cortos que alternan diferentes puntos de vista, la del asesino a través de su diario, la de Nash, la de Porter, la de Clair e incluso la de la víctima. Es un thriller en toda regla, todo sucede rápido, en menos de tres días y eso hace que te enganche. Además, tiene unos giros que te dejan con la boca abierta porque no los esperas. Algunas escenas son para estómagos fuertes, sobre todo lo que el asesino nos cuenta sobre su infancia, que pone los pelos de punta. Los personajes están bien perfilados y me han gustado, incluso El Cuarto Mono, cuya historia está muy bien llevada y sorprende. Es una historia que te tiene en tensión hasta el final, incluso te deja con ganas de más y por como el autor deja abierta la novela, intuyo que volveremos a encontrarnos a Sam Porter y a su equipo en una nueva.

Así que os recomiendo este thriller trepidante, sin descanso, en el que el autor a dejando pistas y giros inesperados, creando una tensión que hace que no puedas parar de leer.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla


lunes, 16 de julio de 2018

La ciudad de la lluvia, de Alfonso del Río


En el Bilbao de principios de los años ochenta, tres misteriosas muertes unirán los destinos de varios personajes sin conexión aparente. Alain Lara, un joven y prometedor jugador del Athletic, descubre una vieja fotografía de los años cuarenta que su abuelo Rodrigo había mantenido siempre oculta. De todos los personajes que aparecen en ella Alain reconoce a su abuelo, junto a un también joven Ignacio Aberasturi, el gran empresario bilbaíno y actual candidato a la presidencia del Banco del Norte. La repentina y extraña coincidente desaparición de ambos, junto con otros sucesos, lo llevará a una investigación que se remontará a un pasado oculto.

En un intento por entender lo que sucede, Alain contactará con María, la hija y heredera del imperio Aberasturi, y junto a ella tejerán los hilos del pasado que unieron a sus familias en los años del Berlín nazi, en busca de respuestas. Pero lo que obtendrán serán más preguntas, más dudas, más sospechas.


¿Qué pudo unir hace más de cuarenta años a estos dos hombres cuyas vidas nunca más volvieron a cruzarse? ¿Quiénes son los demás personajes que aparecen retratados junto a ellos? ¿Quién y por qué anda detrás de ellos?

La ciudad de la lluvia es un thriller que reúne lo mejor y lo peor que anida en el ser humano. Es una historia sobre el poder magnético de la ambición, el amor y la complicidad entre las personas, y que nos muestra que la cara oculta que todos tenemos no puede permanecer indefinidamente en la sombra.

El autor

Alfonso del Río (Bilbao, 1980), licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, compagina en su día a día sus facetas de abogado, padre y escritor. Como abogado, trabaja en un bufete internacional, es profesor en la Universidad del País Vasco y en la Universidad de Deusto; y en 2017 ha sido galardonado por Iberian Lawyers como uno de los mejores abogados jóvenes de España por medio del prestigioso premio Forty under Forty. Ha sido también coautor de distintos libros especializados. Pero esos libros no saciaron su inquietud literaria, porque, aunque no se planteara convertirse en escritor ni quisiera encontrar ninguna vía de escape, Del Río sentía pura necesidad de escribir y de sumergirse en otras vidas. Comenzó a esbozar esta historia hace más de diez años, pero no fue hasta hace tres que la retomó. De ahí surge La ciudad de la lluvia.

Impresiones

Había leído un montón de reseñas sobre este libro y al final tenía que leerlo sí o sí y no me ha defraudado. Para ser la primera novela del autor, está tan bien escrita y tiene una trama tan bien hilada que parece que llevará escribiendo toda la vida.

Nos trasladamos a Bilbao de los años 80. Alain Lara, joven promesa del futbol, vuelve a su tierra tras unos años en Valencia. Su Atletic de Bilbao le ha fichado y su abuelo, Rodrigo Lezo, no puede estar más contento. Pero la alegría no dura mucho y Rodrigo muere, dejando a Alain solo y con muchas preguntas, pues encuentra una foto de los años cuarenta en la que además de su abuelo aparece un joven Ignacio Aberasturi, un empresario que acaba de fallecer en extrañas circunstancias y cuya hija, María, no cree que su muerte sea accidental. Juntos empezaran a investigar sus muertes y la relación entre ellos, encontrando más dudas y sospechas.

Por otro lado, tenemos la historia de El extranjero, un personaje algo oscuro, que hace negocios con los nazis a principios de los años cuarenta y cuya historia parece estar unida a la de Rodrigo Lezo, Ignacio Aberaturi y las otras personas que aparecen en la foto.

Y una tercera historia nos la cuenta David Schaffer en forma de diario. David es uno de los mejores abogados del mundo, amigo de María. Lleva varios días huyendo de la muerte y por eso quiere contar su vida.

Tres hilos argumentales que se van a unir y van a dar forma a una historia bien hilvanada y construida. Una historia llena de intriga y suspense con personajes bien perfilados.  Una novela en la que el autor nos va dando pinceladas hasta lograr un final sorprendente.

Es una novela que me ha gustado y me ha sorprendido el autor, que para ser novel no lo parece. Una novela entretenida, que mantiene la intriga y en la que vamos a ir descubriendo los secretos y lo que une a estos personajes al mismo tiempo que los protagonistas, Alain y María. Y lo que van a descubrir sorprende. El final no lo esperaba, no vi venir ese giro y no me imaginé quién estaba detrás de las muertes, no vi venir al malo…

Con una narración sencilla y directa, llena de acción, nos encontramos con una historia de espionaje, con grandes dosis de intriga y suspense, aderezada con un toque futbolero. Pero no queda ahí la cosa, sino que, a través de un diario personal, vamos a conocer a un abogado ambicioso que, al contarnos su vida, nos va a contar también una trama legal y empresarial. Vamos, que lo tenemos todo, sin olvidarnos a Lucas Bieda, el duro policía que va investigar por su cuenta, sin importarle las consecuencias, las muertes de estos personajes. Aunque no lo parezca, tiene un papel importante en la trama.  Y como curiosidad, tenemos al comienzo de cada capítulo unas citas que desvelaran detalles sobre los protagonistas y que, aunque puedan parecen poco importantes en la trama al inicio, os recomiendo que las tengáis en cuentan porque de su lectura iremos conociendo mejor a los protagonistas.

Y, por último, destacar la ambientación y la documentación de la novela. El autor ha sabido plasmar la ciudad de Bilbao y su historia en aquellos años y en ello se ve la buena documentación realizada.

No me queda más que recomendaros su lectura. Es una novela amena, llena de misterio, y que te atrapa desde el principio. Una novela para todos los amantes de los thrillers y las novelas de espías, y si encima te gusta el futbol, pues tienes un añadido más para leerla, las pincelas históricas sobre este deporte no tienen desperdicio, y si no te gusta, no pasa nada, pues no restan a la trama.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla







jueves, 12 de julio de 2018

La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker



La noche del 30 de julio de 1994, la apacible población de Orphea, en la región de los Hamptons, asiste a la gran apertura del festival de teatro. Pero el alcalde se retrasa... Mientras tanto, un hombre recorre las calles vacías buscando a su mujer, hasta hallar su cadáver ante la casa del alcalde. Dentro, toda la familia ha sido asesinada.

Jesse Rosenberg y Derek Scott, dos jóvenes y brillantes policías de Nueva York, resuelven el caso. Pero veinte años más tarde, en la ceremonia de despedida de la policía a Rosenberg, la periodista Stephanie Mailer lo afronta: asegura que Dereck y Jesse se equivocaron de asesino a pesar de que la prueba estaba delante de sus ojos, y afirma poseer información clave. Días después, desaparece.

Así se inicia este colosal thriller, que avanza en el pasado y el presente a ritmo vertiginoso, sumando tramas, personajes, sorpresas y vueltas de tuerca, sacudiendo y precipitando al lector sin freno posible hacia el inesperado e inolvidable desenlace.

El autor

Joël Dicker nació en Suiza en 1985. En 2010 obtuvo el Premio de los Escritores Ginebrinos con su primera novela, Los últimos días de nuestros padres (Alfaguara, 2014). La verdad sobre el caso Harry Quebert (Alfaguara, 2013), fue galardonada con el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa, y, en España, fue elegida Mejor Libro del Año por los lectores de El País y mereció el Premio Qué Leer al mejor libro traducido y el XX Premio San Clemente otorgado por los alumnos de bachillerato de varios institutos de Galicia. Traducida con gran éxito a treinta y tres idiomas, se ha convertido en un fenómeno literario global. Tras El Libro de los Baltimore (Alfaguara, 2016), en la que recuperaba el personaje de Marcus Goldman como protagonista, La desaparición de Stephanie Mailer es su esperada nueva novela. Alfaguara también ha publicado El tigre, un relato escrito cuando Dicker contaba con diecinueve años y que por su calidad un jurado literario no creyó que fuera suyo.

Impresiones

En el año 2013 leí La verdad sobre el caso Harry Quebert y me gustó muchísimo la forma de narrar y construir la historia de este autor en aquellos años poco conocido. Regalé a mi marido, al que también le había gustado la historia de Harry Quebert, Los últimos días de nuestros padres, pero no le hizo mucha gracia, así que yo no lo leí. Tras ver la publicación de El libro de los Baltimore decidí leerlo, pero por una cosa u otra al final no lo leí. Espero hacerlo pronto, porque la lectura de este nuevo libro, La desaparición de Stephanie Mailer, que me ha gustado mucho, me ha dejado con ganas de leer más del autor.

El capitán Jesse Rosenberg está a punto de jubilarse y en su fiesta de despedida organizada por sus compañeros recibe la visita de Stephanie Mailer. Esta periodista dice tener pruebas de que el asesinato cometido en Orphea la noche del 30 de junio de 1994 no fue cometido por el que se supone el asesino del alcalde y su familia y de Meghan Paladin, una vecina que en esos momentos estaba haciendo footing delante de la casa de los primeros. Jesse Rosserberg y su compañero Derek Scott fueron los encargados de investigar esos crímenes, una investigación que les afecto en su vida personal.

Rossenberg en un principio no hace mucho caso a Stephanie Mailer, pues para él el caso está cerrado desde hace muchos años. Pero tras la desaparición de la periodista empieza a dudar de que las cosas fueran tal como pensaban y decide contactar con su entonces compañero e investigar la desaparición de Mailer y su posible relación con los sucesos de 1994. A ellos se le suma Anna Kanner, subjefa de la policía de Orphea.

Así se inicia un thriller narrado en varias voces y con varios hilos temporales, en el que el pasado y el presente se van intercalando en los distintos capítulos para ir dando forma a una historia llena de misterio y sorpresas. Capítulos cortos que van formando una trama compleja con un final sorprendente que te deja con la boca abierta. Un desenlace que no se ve venir, dudas de todos, ya que todos parecen esconder secretos. 

Si habéis leído La verdad sobre el caso Harry Quebert, ya sabréis como es su forma de escribir y de construir las tramas, este libro mantiene esa forma que lo hizo famoso. Mezcla el pasado y el presente contados a través de los distintos personajes. Descubrimos que pasó a través de los ojos subjetivos de aquellos que formaron parte de los hechos. Iremos descubriendo sus secretos y sus miedos, no solo en el pasado, también en el presente, por lo que tenemos varias tramas aparentemente sin conexión, que al final van a confluir en un desenlace nada esperado.

Una novela coral, ágil y entretenida, que no puedes dejar de leer hasta poder desentrañar todos los secretos que guarda. Una novela bien narrada con un lenguaje sencillo que te mantiene en vilo hasta la última página.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla


lunes, 9 de julio de 2018

Sharko, de Franck Thilliez



La pareja de policías, Franck Sharko y Lucie Hennebelle, está en apuros: ella, fuera de todo procedimiento legal, ha allanado una propiedad privada en las afueras de París y ha asesinado al hombre que investigaba, Julien Ramírez. Ha sido en defensa propia, pero si confiesa lo ocurrido irá a la cárcel, y Sharko no piensa permitirlo. En el curso de la investigación, descubrirán que tras Ramírez hay una secta vampírica que comete las atrocidades más perversas.

Tras hallar trece cadáveres a los que han extraído hasta la última gota de sangre, y soportando la angustia de que sus compañeros puedan descubrir lo que hicieron, Lucie y Sharko se enfrentarán a una enfermedad desconocida que la secta vampírica propaga deliberadamente.  

El autor

Franck Thilliez (Annecy, 1973) es ingeniero de nuevas tecnologías y autor de varios libros, entre ellos Train d'enfer pour Ange rouge (2003), La Chambre des morts (2005), Deuils de miel (2006), La forêt des ombres (2006), La mémoire fantôme (2007), L’anneau de Moebius (2008) y Fractures (2009). Al éxito de El síndrome E en Francia hay que sumarle el de su segunda parte, Gataca.

Impresiones

Últimamente estoy teniendo muy buenas lecturas y esta novela ha sido una de ellas. Empecé la saga de Lucie Hennebelle y Franck Sharko el año pasado, leyendo El Síndrome E en junio, y en menos de dos meses, leí Gataka, Atomka y Latidos. Y en cuanto salió Pandemia, creo recordar que por octubre, no pude resistirme y también cayó. Las cinco novelas me gustaron muchísimo, son thrillers adictivos que te dejan con ganas de más, sus finales son espectaculares y tienes que seguir la historia. Las tres primeras forman una especie de trilogía, están conectadas entre sí. Latidos y Pandemia, en cierta forma, también están conectadas. Esta última parece no tener relación con las anteriores en cuanto a la trama, pero sí en cuanto a la vida de los personajes principales.

Han pasado dos años desde lo sucedido en Pandemia. El equipo ya no lo dirige el capitán Nicolas Bellanger que ha sido degradado a ser el segundo de Sharko, ahora lo dirige Manien, un capitán a punto de jubilarse que no se lleva especialmente bien con su equipo. 

La novela comienza cuando Lucie, sin contárselo a nadie, entra en casa de Julien Ramírez. Está siguiendo una pista dejada por su tío fallecido en referencia a la desaparición de una joven. Lo que no se imagina es que Ramírez está en la casa y la ataca y Lucie no puede más que defenderse y lo mata. Sharko no piensa dejar que vaya a la cárcel por el asesinato de un tipo como Ramírez y crea un escenario del crimen tan grotesco para que no quede duda en que la policía local tenga que recurrir a Quai des Orfèvres del 36, a su equipo. Y así comienza una investigación que va a llevar al descubrimiento de trece cadáveres y de una secta vampírica relacionadas con estas muertes. Sharko junto a su equipo debe investigar estas muertes y además intentar que no descubran quién mató realmente a Ramírez, una empresa difícil porque sus compañeros son buenos policías.

Desde el prólogo, que cuenta como un trabajador del Océanopolis de Brest se corta la mano dentro del acuario de los tiburones y es devorado por estos, la historia te atrapa desde el principio. Parece que no tiene relación con lo que viene después, pero sí la tiene. Thilliez sabe construir una trama sin fisuras llena de giros que no dan tregua y que hace que no puedas soltar el libro. Es una lectura ágil y trepidante, llena de intriga y ritmo frenético que no para hasta el desenlace. Personajes, como Sharko, Lucie y Nicolas potentes y bien construidos, con sus sombras y sus luces, no dejan indiferente. Y unos “malos” tan oscuros y tan bien perfilados que hace que la maldad sea bien palpable. Y la trama, como todas las tramas de este autor, gira en torno a la ciencia, en este caso al negocio de la sangre.

Una novela tan bien escrita que no puedo dejar de recomendar para todos los amantes de este género. Un thriller que atrapa desde sus primeras páginas, tan adictivo que hace que queramos más.

4,5 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla


jueves, 5 de julio de 2018

Todos los veranos del mundo, de Mónica Gutiérrez






Helena no sabe cómo sobreviven las familias cuando coinciden todos sus miembros bajo el mismo techo, pero está a punto de averiguarlo.


Helena, decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos sus veranos de infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida en el pueblo deja de ser tranquila.

Quizás sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.

La autora

Mónica Gutiérrez nació y vive en Barcelona. Es licenciada en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y en Historia por la Universitat de Barcelona (UB).

Apasionada lectora, escribe novela, relatos y poesía. En la actualidad compagina la escritura de ficción con la docencia y suele charlar de literatura con buenos amigos en su blog Serendipia.

Debutó en el mundo de la publicación con Cuéntame una noctalia, y las buenas críticas de Un hotel en ninguna parte, su segunda novela, han mantenido a la autora durante más de un año en la lista de los más vendidos de Amazon. El noviembre de Kate fue su primera novela con Roca Editorial.

Impresiones

Hoy publican la última novela de Mónica Gutiérrez, una escritora que me encanta desde que leí Un hotel en ninguna parte. Tanto me gustó que he leído todo lo que ha ido publicando y esta novela, Todos los veranos del mundo, no iba a ser menos. Y he tenido la suerte, gracias a Roca Editorial, de leerla antes de su publicación, contactaron conmigo para ofrecerme la novela y no pude decir que no, iba a leerla sí o sí, y si encima me la enviaban antes de su publicación, pues como comprenderéis no me podía negar, dije SI.

Helena vuelve al pueblo donde ha pasado todos los veranos de su infancia. Ha decidido celebrar allí su boda con Jofre, con el que lleva viviendo ya tiempo, y así volverse a reunir allí con toda su familia. Con su madre, que ahora vive allí y ha montado una escuela rural de cocina.  Con su hermana Silvia, bióloga y que no tiene problemas en decir lo que piensa. Y con su hermano Xavier, escritor y recién divorciado, que aparece con sus hijos, Anna y Miquel. Pero no solo se encontrará con su familia, sino también con todos aquellos que formaron parte de un tiempo importante para ella, su infancia. Y será en Serralles donde se encuentre con Marc, su compañero de todos los juegos en aquellos veranos y al que no ve desde hace mucho tiempo. Descubrirá una pequeña librería, La biblioteca voladora, regentada por Jonathan Strenge, un peculiar librero que la invitará a tomar té y bollos delicius. Y se dará de bruces hasta con un vikingo… Y allí descubrirá lo que es vivir, que su vida a la que creía perfecta no lo es tanto y que ha dejado de ser la Wendy que quería volar.

Mónica lo ha vuelto a hacer. Ha sabido transmitirme buenas sensaciones, ganas de vivir la vida, amor por la literatura con las diferentes referencias literarias que hay a lo largo de la novela. Ganas de verano, de perderme en una masía o en una casa payes, de ir a tomar el té a una librería y de leer en un jardín con glicinias. 

Si ya habéis leído alguna vez a Mónica, creo que no tengo que explicaros cómo son sus novelas, ya lo sabréis y seguro que queréis leer esta nueva historia. Y si no lo sabéis, ya os lo explico. Con una narración sencilla Mónica construye historias agradables, lo que se llama género feelgood, novelas para sentirse bien y terminar con una sonrisa en los labios tras su lectura. Historias bonitas, llenas de amor, amistad, positivismo y libros.

Hay una frase que me ha gustado mucho: “Que no importa lo lejos que corras para esconderte, la vida acaba por encontrarte”. Es una bonita forma de decir que vivamos, que no dejemos que nuestros miedos no nos dejen disfrutar de la vida, de la familia, de los amigos, … Que hay amor más allá del de pareja. Y Helena, una abogada que solo vive para su trabajo, volverá a descubrir lo que le gustaba de su pueblo y la vida sencilla y se replanteará alguna que otra cosa. 

Una novela que me ha gustado mucho, por si no os habías dado cuenta. Me gusta la forma de narrar de la autora, de esa forma sencilla con la que sabe trasmitir un montón de sensaciones. Me gusta las historias que construye, llenas de amor y positivismo, nada melindrosas y azucaradas, pero donde el amor y la amistad, y la literatura, son muy importantes. Me ha encantado la casa donde vive la madre, el pueblo, la librería incluso el vikingo.  Vamos, que ahora mismo cogía el coche y me iba a pasar el verano a ese pueblo. 

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla


miércoles, 4 de julio de 2018

Mis lecturas de junio


En el mes de junio he leído 13 novelas, misma cifra que en mayo; sigo de baja, así que tengo bastante tiempo para leer. Ha sido un mes muy bueno en cuanto a lecturas.

Empecé el mes leyendo una novela a la que tenía muchas ganas, pero no llegó a convencerme del todo, como ya os hablé en la reseña (aquí).  Las hijas del Capitán no pasó de tres estrellas, no está mal narrada, pero la historia me pareció lenta y previsible.



Seguí con una novela gráfica, Idiotizadas. Moderna de pueblo me gusta y en la Feria del Libro de Madrid me hice con su última publicación, que disfruté mucho.



El guardián de los objetos perdidos fue una lectura conjunta que disfruté. La historia es entretenida, muy feelgood, donde la importante es el amor, la amistad y las segundas oportunidades (reseña aquí). 3,5 estrellas.



Los vikingos no tenían cuernos también lo compré en la Feria del Libro. Son curiosidades históricas escritas por los chicos de El punto sobre la Historia (programa de Telemadrid) narradas con su característico humor, un libro entretenido para leer a ratos. 3 estrellas.


Asomados al vacío me gustó, un thriller médico que mezcla la intriga, el humor y el terror. Un autor novel que promete y al que le di 4 estrellas. (Reseña aquí).


Escape book 2, fue verlo en la Feria del Libro y venirse conmigo, tenía ganas de un libro de enigmas y este me pareció perfecto. Aunque los enigmas no están mal, la historia es algo floja. 3 estrellas.


Otro que se vino conmigo en la Feria del Libro fue Cita con la muerte de Agatha Christie. Libro que no había leído y que me encantó. 4,5 estrellas.


Y como el mes pasado me gustó mucho No soy un monstruo, pues tenía que leer su continuación, La química del odio. Un thriller que no defrauda, me tuvo enganchadísima. 4 estrellas (reseña aquí).


Al otro lado del cristal es el primer libro (de relatos) publicado por el autor. Yo ya había leído El niño pájaro, su segundo libro y ha vuelto a sorprenderme por la originalidad de sus historias. 4 estrellas (reseña aquí).


No había leído nada de Ana Rosenrot y ha sido leer El jardín de las flores negras y enamorarme de su prosa. Una historia fantástica, llena de intriga, traiciones, maldad, amor, … Una historia de 4,5 estrellas (reseña aquí).


La pequeña librería de los corazones solitarios me llamó por su portada y por el título. Yo es ver librería y allá que voy. Esperaba una novela más feelgood, pero me encontré con una novela de género romántico con algo de humor y un poco de metaliteratura. Una novela entretenida ideal para esta época del año. 3 estrellas (reseña aquí).


De La ciudad de la lluvia había visto tan buenas opiniones que sabía que tarde o temprano iba a caer. Y cayó. Y la disfruté mucho. Un buen thriller que recomiendo, con buena trama y un final que sorprende. 4 estrellas (pronto reseña).


Y la última novela de este mes ha sido La desaparición de Stephanie Mailer. Una novela que me ha gustado mucho, con el estilo característico del autor y que tanto me gustó en La verdad sobre el caso Harry Quebert. 4 estrellas (pronto reseña).


Y empezado, pero no terminado en este mes, y al que tenía muchas ganas, Sharko, el último libro de la serie de Franck Sharko y Lucie Henebelle. Una novela que me está encantado, la estoy leyendo mientras escribo está entrada.  Y en cuanto acabe, me pondré con el último libro de Mónica Gutierrez, Todos los veranos del mundo, al que tengo muchas ganas…

Y hasta aquí mi mes de junio lector, ¿qué tal ha sido vuestro mes?

Nos leemos,

Ayla





lunes, 2 de julio de 2018

La pequeña librería de los corazones solitarios, de Annie Darling



Un libro para amantes de las pequeñas librerías, tan encantadoras, románticas y llenas de magia como la de esta novela.

Un homenaje a Jane Austen y al género romántico en general que te hará soñar con los finales “Felices para siempre”.

Había una vez, en una pequeña librería de Londres, una joven soñadora llamada Posy Morland, quien vivía rodeada de libros y se escondía tras las páginas de sus novelas románticas favoritas. Un día, cuando la excéntrica y anciana dueña de Marcapáginas murió, Posy se vio obligada a hacerse cargo de la librería, que se encontraba en una situación lamentable, y salir así de su cómodo refugio de romances de ficción. Sin embargo, Posy no solo debía enfrentarse al ruinoso negocio que había heredado y hacerlo próspero, sino también a las presiones del nieto de la anciana, Sebastian, más conocido como “El hombre más maleducado de todo Londres”, empeñado en fastidiar a Posy y desviarla de su plan por transformar Marcapáginas en la librería de sus sueños.

¿Logrará Posy su final Felices para siempre como las protagonistas de las novelas que tanto admira?

La autora

Annie Darling vive en Londres en un apartamento lleno hasta los topes de tambaleantes pilas de libros. Sus dos grandes pasiones en la vida son las novelas románticas y Mr. Mackenzie, su gato británico de pelo corto. La pequeña librería de los corazones solitarios es su primera novela de una serie ambientada en una pequeña librería de Bloomsbury.

Impresiones

Os preguntaréis, o no, que hago leyendo una novela romántica si no es un género que suela leer. Pues porque me llamó la atención el título y la portada. Pero pensaba que era más bien un libro feelgood al estilo de La librería del Sr Livingstone de Mónica Gutiérrez, un libro que me encantó por cierto y que os recomiendo.  

Pues eso, que vi en el título “librería” y allá que me fui. Es verdad que es un libro de género romántico, pero sí que tiene algunos puntos de humor con los que echarte unas risas. Es previsible, pero no por ello deja de ser entretenido, no será mi novela del año, pero reconozco que sí que he disfrutado con el tira y afloja de los protagonistas, aun sabiendo cómo iba a terminar la historia.

Posy Morland trabaja en la librería londinense Marcapáginas desde que sus padres fallecieron dejándola al cuidado de su hermano pequeño, Sam. Sebastian Thorndyke, es el nieto de Lavinia, la dueña de la librería y desde que se conocen, hace ya algunos años, han tenido sus más y sus menos, no se llevan especialmente bien, además Sebastian es un poco borde y maleducado con todo el mundo. Lavinia, tras su fallecimiento, deja en herencia la librería a Posy para que esta reflote un negocio que no es, en esos momentos, muy boyante. Pero no todo será fácil, pues ella no tiene mucha idea de cómo reflotar la tienda y encima Sebastian se mete por medio intentando que, en lugar de abrir una librería especializada en romántica, lo que Posy controla, abran una especializada en novela negra y policiaca. Aquí empezaran los problemas, los tiras y aflojas entre ambos, que incluso hará que Posy escriba una novela, que iremos leyendo a la vez, de esas que tanto le gustan, ambientada en la época de Regencia y cuyos protagonistas serán ella y Sebastian.

La historia está bien narrada, en algunas partes es divertida, pero en otras es algo previsible y pesada, como cuando Posy no hace más que pensar y recordar la muerte de sus padres sin pasar página, que no digo que tenga que olvidarse, pero que si te dan la oportunidad de llevar el negocio de tu vida y piensas que no puedes porque si pasas páginas olvidaras a tus padres, pues vale que me lo digas una vez, pero que sea tema recurrente, también aburre. Posy es una protagonista un poco pusilánime, que a veces saca genio pero que otras es un poco apocada. Sebastian es un ser maleducado y poco sociable que saca de sus casillas a todo el que le lleva la contraria. Pero también tiene buen corazón, y desde el principio vamos a ver una tensión sexual no resuelta con Posy. En general, los personajes son un poco estereotipados (Verity la antisocial, Nina con mal gusto para los hombres, Tom el rarito, Piers el malo, …) y la trama está llena de tópicos y es bastante previsible. A mí me ha dado la impresión de que la autora, aparte de crear una novela de este género, también ha hecho una crítica velada, pues me parece que es una novela con todos los ingredientes y tópicos de este género, pero con un puntito de humor.

Resumiendo, es una novela de género romántico con tintes metaliterarios, no muchos, pero algo ahí, que se lee bien y rápido, y que a pesar de todos los tópicos y de ser previsible, entretiene. Ideal para todos los amantes de este género y para todo aquel que quiera una lectura ligera con un toque de romanticismo y humor.

3 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla