jueves, 21 de junio de 2018

El jardín de las flores negras, de Ana Rosenrot



Nadie sabe de lo que somos capaces, hasta que algo o alguien despierta al monstruo que llevamos dentro.

Oviedo, 1948. Durante los duros años de la posguerra, en una ciudad que como el resto del país intenta recomponerse, el padre Arteaga, un joven sacerdote con graves conflictos personales, pero con un brillante futuro por delante, intentará huir de las intrigas políticas y eclesiásticas que se ciernen sobre él, pero no podrá escapar de los enredos de la sensual señorita Peláez, ni de los misterios que le rodean, como los que oculta la discreta y reservada maestra en esa llave de la que nunca se separa. Pero sobre todo se sentirá atraído por los extraños habitantes de la casona de los Osorio: el desfigurado Bastián al que su padre, don Pelayo, mantiene encerrado como si fuera parte de su colección de mariposas, o la inquietante Llara con su belleza sobrenatural.
Decidido a descubrir la verdad sobre la familia de don Pelayo, el padre Arteaga se verá atrapado en un laberinto de mentiras, miedos y oscuros secretos que desvelarán una historia sórdida, oscura y siniestra, como una inquietante flor negra en medio de un jardín.

El jardín de las flores negras es un thriller ambientado en Oviedo durante los duros años de la posguerra, con las heridas aún muy recientes y los sentimientos a flor de piel mostrando lo mejor y lo peor de los personajes. 

La autora

Ana Rosenrot nació en Madrid en 1971. Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, aunque desde muy joven se orientó hacia la literatura.

Su primera novela Aeternum, primera parte de Trilogía Aeternum, fue publicada en 2012, dando inicio a una prolífica producción literaria, con la publicación, hasta el momento, de A Divinis, Ab Initio, La hija del sepulturero, Secretos en Venecia, Las hadas sin corazón y El jardín de las flores negras.

Sus novelas, con una prosa clara y vibrante, se caracterizan por crear una atmósfera inquietante y misteriosa en la que se desarrollan sus historias llenas de fuerza y pasión, de intrigas y secretos, tejiendo argumentos cuyos finales son siempre sorprendentes.

www.anarosenrot.com

Impresiones

No había leído nada de la autora y tras ver varias reseñas de esta novela cargada de misterio e intriga, con unos personajes marcados por su pasado y sus fantasmas personales, no lo dude, tenía que leerla y no me equivoqué. He disfrutado mucho con la novela, con la forma de escribir de la autora y con la forma de construir la trama y esos personajes que no dejan indiferente, a unos los amarás y a otros los odiarás y desearás que algo les pasé.

Un oscuro secreto se cierne sobre la casona de los Osorio. 1948, Oviedo.  Pablo Arteaga, un joven inteligente que se ve obligado a procesar los votos y hacerse sacerdote, debe compaginar sus estudios en la universidad con la ayuda al párroco Don Toribio en la vieja Iglesia de San Gerónimo. Allí conocerá a varios personajes, algunos de los cuales ocultan secretos. Uno de sus quehaceres será dar clases de latín al hijo de Pelayo Osorio, Bastián, un niño que sufrió grandes secuelas tras un incendio y cuyo padre le oculta al mundo. Pablo se verá atrapado por los oscuros secretos de esa familia e intentará descubrirlos. A su vez debe purgar con sus fantasmas personales y Araceli Peláez no se lo pondrá fácil.  La maestra del barrio también oculta un gran secreto heredado de su madre y por el que piensa que tiene que purgar el pecado heredado. Ella también dará clases a Bastián.  A su vez conoceremos a una serie de personajes, con sus temores, sus anhelos, sus secretos y misterios, que afectan a la vida del resto.

Otro hilo nos traslada a 1936, lo que ocurre a partir de entonces afectará a Pablo y será uno de los desencadenantes de lo que le depara el futuro y de porque es obligado a ser sacerdote. Por otro lado, vamos a conocer la historia de una joven que es obligada a recluirse en un convento de Adoratrices en Valladolid, su vida en el encierro no será fácil.

Ana Rosenrot sabe construir una historia en la que los personajes son lo más importante, una novela coral cuyos protagonistas están tan bien perfilados que no dejan indiferente a nadie.  El amor, el odio, la traición, … se mascan en el ambiente, son personajes a su vez de la novela y todo confluye para que la trama enganche desde el principio. También hay que destacar el contexto histórico, una época en la que solo por envidia o venganza podías acabar en la cárcel, por lo que se intentaba pasar desapercibido. La autora sabe transmitir emociones y desde el principio los secretos ocultos te atrapan y al igual que el padre Arteaga querrás desentrañarlos.

No puedo dejar de recomendar esta novela, la he disfrutado mucho. Me ha gustado como la autora ha construido la historia y como ha sabido resolverla. Misterio, intriga, traiciones, venganzas, maldad, amor, amistad, … todo ello nos lo vamos a encontrar en una novela muy bien narrada, de forma sencilla y ágil que va fluyendo y atrapándote hasta llegar a un final que no te deja indiferente. A destacar los personajes, tan bien construidos y perfilados que los hacen muy creíbles, mostrando lo peor y lo mejor de cada uno. Me ha encantado leer esta novela y descubrir sus secretos y el jardín de las flores negras. Y espero seguir conociendo la prosa de esta autora.

4,5 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla

lunes, 18 de junio de 2018

El guardián de los objetos perdidos, de Ruth Hogan



Una bella historia sobre objetos perdidos y segundas oportunidades. Anthony Peardew, célebre autor de relatos que se acerca al final de sus días, ha pasado la mitad de su vida coleccionando objetos extraviados, tratando de expiar una promesa rota años atrás. Con el tiempo en su contra, decide legar su casa y todos los tesoros perdidos a su asistente, Laura, la única persona en quien confía para cumplir su promesa y reunir los cientos de objetos con sus legítimos dueños. El último deseo de este guardián de objetos perdidos desencadena una serie de encuentros afortunados que dan una segunda oportunidad a todos aquellos que creían haberse extraviado.

La autora

Ruth Hogan nació en la casa familiar de Bedford, donde sus padres viven todavía. De niña le fascinaban los ponis y leía todo lo que caía en sus manos. Por suerte para ella, su madre era librera. Estudió Filología Inglesa. Y luego empezó a trabaja en un empleo en la administración local durante diez años. Le servía para pagar las facturas y la hipoteca. Con treinta años sufrió un accidente de tráfico que le impidió trabajar a jornada completa. Encontró entonces un trabajo por horas como recepcionista de un osteópata y dedicó su tiempo libro a escribir.  Poco después, le diagnosticaron un cáncer. Como la quimioterapia le producía insomnio, pasaba las noches escribiendo y el resultado final fue El guardián de los objetos perdidos. Vive en una caótica casa de estilo victoriano con su “sufrido” compañero y los perros que han adoptado.


Impresiones

En cuanto vi esta portada tan bonita, fue ofrecerme el libro para participar en una lectura conjunta y no dudar en aceptar leerlo y reseñarlo. No me digáis que no es bonita la portada… Y si además os digo que es una lectura amena y entretenida que trata sobre las segundas oportunidades, donde el amor y la amistad están muy presentes, ¿no os entran ganas de leerla?

El libro está estructurado en dos tramas.  En la actualidad (2014) conocemos a Anthony Peardew, un escritor de relatos que ha ido acumulando a lo largo de los años una serie de objetos perdidos, con la intención de devolvérselos a sus legítimos dueños. Pero su vida se está acabando, la muerte se acerca, con lo que decide encomendar esta labor a su asistente, Laura.  Laura es una mujer que intenta escapar de su vida pasada, una vida anodina que no le ha reportado nada bueno y siente que no ha podido cumplir con sus sueños. El trabajo con Anthony le agrada, se siente en paz con ella misma, por lo que no dudará en cumplir con la última voluntad de este.  Junto con Sunshine, su vecina, un personaje muy entrañable, que no deja indiferente y que a mí me ha gustado mucho, intentará por todos los medios devolver los objetos a sus propietarios. Junto a ellas, conoceremos a Freddy, el jardinero de Padua, la casa de Anthony que hereda Laura.

La segunda historia comienza cuarenta años antes y se desarrolla a lo largo del tiempo hasta converger con la primera parte. Está protagonizada por Bomber y Eunice, un editor y su ayudante. Su historia será importante para el desenlace.

Por otro lado, tenemos pequeños cuentos que narran la historia de varios objetos perdidos y sus dueños. 

Un libro muy bien escrito, lleno de descripciones y donde lo importante es el amor y la amistad y sobre todo las nuevas oportunidades. Una novela con un poco de componente mágico y sobrenatural del que no os voy a contar nada para que lo descubráis vosotros. Una historia muy bonita.  Una lectura perfecta para el verano, entretenida y que te deja con una sonrisa en los labios. Una novela que yo catalogaría de Feelgood, donde lo importante es la felicidad de cada uno. Es una novela que a todos aquellos lectores que les guste las novelas algo románticas, con un pequeño componente mágico, les gustará. Es una novela agradable de leer, que entretiene, que no me ha importado leerla y con la que he pasado un buen rato.

3,5 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla



jueves, 14 de junio de 2018

Las hijas del Capitán, de María Dueñas






Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. La muerte accidental de su dueño, el tarambana Emilio Arenas, obliga a sus indomables hijas veinteañeras a tomar las riendas del negocio mientras en los tribunales se resuelve el cobro de una prometedora indemnización. Abatidas y acosadas por la urgente necesidad de sobrevivir, las temperamentales Victoria, Mona y Luz Arenas se abrirán paso entre rascacielos, compatriotas, adversidades y amores, decididas a convertir un sueño en realidad.

Con una lectura tan ágil y envolvente como conmovedora, Las hijas del Capitán despliega la historia de tres jóvenes españolas que se vieron obligadas a cruzar un océano, se asentaron en una urbe deslumbrante y lucharon con arrojo para encontrar su camino. Un tributo a las mujeres que resisten cuando los vientos soplan en contra y un homenaje a todos aquellos valientes que vivieron ―y viven― la aventura, a menudo épica y casi siempre incierta, de la emigración.

La autora

Autora española, María Dueñas estudió Filología Inglesa y es profesora de la Universidad de Murcia, aunque actualmente se encuentra en excedencia, dedicada casi por completo a su labor como escritora. Dueñas ha sido profesora en Estados Unidos y ha colaborado con numerosos proyectos culturales.

En 2009 logró un gran éxito con su primera novela, El tiempo entre costuras, con la que superó el millón de ejemplares vendidos y que fue adaptada a la televisión en forma de miniserie por la cadena Antena 3.

La obra de Dueñas se catalogaría dentro del género de la novela histórica, con otros títulos de gran éxito como Misión Olvido. En 2015 publicó su tercera novela, La Templanza, para la que se preparó una primera tirada superior al medio millón de ejemplares.
A lo largo de su carrera, Dueñas ha ganado premios como el Ciudad de Cartagena de Novela Histórica o el Premio de Cultura de 2011.

Impresiones

Cuatro años han pasado desde que María Dueñas publicará su última novela, La Templanza y nueve años desde El tiempo entre costuras, la novela que la hizo famosa. Entre estas dos novelas, Misión Olvido, que fue publicada en el 2012.  He leído estas tres novelas y para mí, la mejor fue la que la hizo famosa, las otras dos no están mal, pero esperaba algo más.  Y lo mismo me ha ocurrido con Las hijas del Capitán, novela que esperaba con ansia porque había leído alguna que otra reseña bastante positiva y yo esperaba encontrarme con una novela que me entusiasmara igual que lo hizo en su día la historia de Sira Quiroga.

La novela nos cuenta la historia de tres hermanas que tienen que dejar su Málaga natal y trasladarse al Nueva York de mediados de la década de los treinta. Allí su padre decide abrir una casa de comidas, con tal mala suerte que poco después de su apertura sufre un terrible accidente y muere, dejando a sus hijas y a su mujer desamparadas en una ciudad que apenas conocen y sin hablar ni jota de inglés. Las hermanas decidirán continuar con el negocio de su padre mientras esperan que se solucione la demanda interpuesta contra la naviera que ocasionó el accidente mortal de su padre y así ahorrar para poder regresar a su tierra, pero todo no va a ser fácil y las cosas se les empieza a complicar. Victoria, Luz y Mona tendrá que luchar para cumplir sus sueños y seguir viviendo.

Con capítulos cortos, María Dueñas nos va desgranando la historia de tres hermanas y a su vez la historia de la inmigración española en Nuevo York a principios del siglo XX, hombres y mujeres que lucharon por una vida mejor en un país extranjero sin apenas conocer el idioma y con pocas posibilidades de triunfo, aunque alguno lo consiguió. Hombres y mujeres que trabajaron duro, creando una pequeña comunidad hispana para ayudarse entre sí.

La historia en sí no está mal, pero me ha resultado en algunas partes un poco pesada y algo previsible, además no me gustan los libros en los que los malos son muy malos y los buenos son muy buenos. Y a las pobres hermanas no dejan de ponerles zancadillas y no les dejan levantar cabeza. Que no digo que este mal la historia, pero que yo esperaba algo más y se me ha hecho un poco largo, son 624 páginas que encuadran pocos meses. Me ha resultado una historia un poco insulsa y con poco chicha. Es una novela coral con varios personajes, entre los que destacan las hermanas Arenas. En cuanto a los personajes, pues no sé, tampoco me han gustado mucho, salvo Mona, que sí que me ha parecido una mujer valiente que lucha por lo que quiere y que intenta salir adelante. La madre me ponía de los niervos. Mezcla personajes ficticios y personajes reales como el duque de Covadonga, primogénito de Alfonso XIII.

Sí que es cierto que está bien narrada, que la prosa de la autora es buena, pero la trama no ha llegado a convencerme y a atraparme. La ambientación en el Nueva York de los años treinta no está mal, pero se centra mucho más en la zona donde se encontraba esa pequeña comunidad española buscando un futuro mejor. Está bien documentada, se nota el trabajo de la autora, nos describe muy bien el ambiente en el que se vivía, las tiendas y bares que existían de verdad, las sociedades, como La Nacional, donde se reunían los españoles, etc.

Todo ello no quiere decir que, porque a mí no haya llegado a convencerme, no sea una buena novela para que otras personas la disfruten más. Es una novela pausada que cuenta una historia ambientada en una época interesante en una ciudad como Nueva York. La historia de tres hermanas que luchan por una vida mejor.

3 estrellas en Goodreads,

Nos leemos,


Ayla




martes, 12 de junio de 2018

Asomados al vacío, de Manuel Osuna





Años 80. Debido a una complicación inesperada, un grupo de estudiantes que viaja en autocar se ve obligado a desviar su trayectoria. Así, lo que comienza como una simple excursión escolar desembocará en una trampa peligrosa. El aislamiento y la desesperación sacarán lo mejor y lo peor de los jóvenes encerrados en su lucha por escapar del vacío. Tras los sorprendentes relatos de Laberintos, Manuel Osuna nos presenta su primera novela, Asomados al vacío, un escalofriante thriller juvenil de trama médica en el que combina humor, suspense y terror.


El autor

Manuel Osuna es un apasionado del cine y de la literatura. Se considera creador y contador de historias. Tras cosechar gran cantidad de premios en diferentes certámenes literarios (Narraciones Breves del Colegio de Odontólogos de Madrid, Certamen Literario Cadena SER Madrid Sur, Premio Joven de Relato Corto El Corte Inglés y Fuenlabrada Steampunk), en 2014 publica su primera antología de relatos de suspense titulada Laberintos (Ed. Círculo Rojo) y en 2015, Hollywood Boulevard: Microrrelatos de Cine y TV (Ravenswood Books Editorial). En esta ocasión nos presenta su primera novela, Asomados al vacío, un inquietante thriller juvenil de trama médica. 

Impresiones

Yo no suelo leer mucha novela juvenil, pero alguna cae, sobre todo si me llama la atención su sinopsis, como ha sido el caso de esta novela.

Nos encontramos en los años ochenta, en el colegio Antonio Mercero. En la clase de 8ºB, Ángel sufre lo que hoy llamaríamos bullying a manos del matón de la clase, Mario. Este se siente fuerte y no solo descarga su maldad sobre Ángel, más de uno de la clase ha sufrido sus bromas y sus maltratos.  He ido al colegio en estos años y tengo la suerte de no haber sufrido ni presenciado este tipo de maltrato en mi colegio, sí que existían los insultos, alguna pelea, pero no al nivel que nos encontramos en los primeros capítulos del libro, y Manuel Osuna ha conseguido que sintiera aversión por esta clase de chicos que no saben divertirse si no es metiéndose con otras personas. Muy bien narrado. Pero no es la trama principal del libro. Esta misma clase va a realizar una excursión a un anfiteatro, pero se verán obligados a desviarse y acabaran en un hospital aislados donde sacaran lo mejor y lo peor de cada uno, pues lo que van a vivir no será agradable, más bien una pesadilla.

Me ha sorprendido el autor, es su primera novela y me ha parecido bien escrita y con una trama interesante y un final que a mí me ha gustado. Sobre todo, me ha gustado las referencias a esa época, porque es una época que he vivido y volver a encontrarme con la Súper Pop me ha hecho gracia, yo también la leía, o con el Un, dos, tres. Me a traído recuerdos de mi infancia. Creo que, a pesar de estar catalogada como novela juvenil, es una novela que disfrutamos sobre todo los que vivimos esa época, los cuarentones. Sí, lo reconozco, tengo 41.

Solo he encontrado una pega, pero es pequeñita. Los personajes están bien construidos, el autor ha logrado que odie a Mario, un personaje que hará todo lo posible para salirse con la suya. Y que sienta simpatía por Ángel, a pesar de una cosilla que tiene que ver con una foto (el que haya leído el libro me entenderá). Mi pero tiene que ver más con la edad, para sus 13 o 14 años, los protagonistas a veces se comportan de forma más adulta, hay cosas como lo que hace Esther, por ejemplo, que yo creo que ni a mí ni a mis compañeras del colegio se nos hubiera ocurrido hacerlo con esa edad.

Asomados al vacío es un buen thriller médico juvenil que mezcla la intriga, el humor y el terror. Con un lenguaje sencillo y coloquial, el autor consigue una trama que atrapa desde el principio. Una novela que se leer del tirón, sus 241 páginas se hacen cortas, y que recomiendo. Espero que el autor siga escribiendo. Manuel, si me lees, espero una novela (más de adultos) con intriga, humor y terror un poco más larga que esta para poder disfrutarla más tiempo.

4 estrellas en Goodreads porque para ser un escritor novel de novelas se desenvuelve bien y hay que apoyar a la gente con iniciativa para que no dejen de escribir.

Nos leemos,

Ayla

lunes, 11 de junio de 2018

Lecturas de mayo


Hoy os traigo las lecturas en el mes de mayo, han sido un total de 13 novelas leídas. No me puedo quejar, de ellas 8 han tenido 4 estrella, 3 han tenido 3,5 y el resto 3 estrellas.
                         
Empecemos por las de 3 estrellas:

https://elmundodeaylavella.blogspot.com/2018/05/la-bruja-de-camilla-lackberg.htmlhttps://elmundodeaylavella.blogspot.com/2018/05/el-hombre-de-tiza-de-c-j-tudor.html


De las dos tenéis reseña en el blog (pinchando sobre la imagen os lleva directamente a las reseñas). No han estado mal, pero han tenido alguna que otra pega, me esperaba algo más de las dos.

En cuanto a las de 3,5 estrellas, solo tenéis reseña del libro de Sophie Kinsella, de las otras dos no hice. 


https://elmundodeaylavella.blogspot.com/2018/05/mi-vida-no-del-todo-perfecta-de-sophie.html


El crimen del ómnibus es una novela de misterio de habitación cerrada, que, aunque no está mal, sí que reconozco que me faltó algo, me gustaron más las otras dos novelas que tengo de D´Época noir, pero merece la pena leerla, porque es una de las primeras novelas de este género.

Y Toda la verdad me gustó, aunque hubo cosas que me chirriaron un poco y no la vi muy creíble, pero sí que mantiene bien el suspense y las ganas de continuar con la historia para saber cómo se resuelve todo.

Y con 4 estrellas, como ya he dicho han sido 8 novelas, 4 de ellas tenéis reseña en el blog (pinhando sobre la imagen os lleva directamente a las reseñas).


https://elmundodeaylavella.blogspot.com/2018/05/la-pintura-de-la-voz-de-virginia-gil.htmlhttps://elmundodeaylavella.blogspot.com/2018/06/las-largas-sombras-de-elia-barcelo.html

https://elmundodeaylavella.blogspot.com/2018/06/intuicion-de-elisabeth-noreback.html


Estas otras cuatro no he hecho reseña, así que os dejo unas impresiones.


Entreacto en el Apolo ha sido mi estreno con su autor. Una novela muy bien estructurada y bien documentada. Mezcla personajes ficticios con personajes reales. En plena I Guerra Mundial, dos espías intentan que España deje su neutralidad y se sume a la guerra en uno de los dos bandos, ¿lo conseguirán? Ya sabemos que no, que nuestro país fue neutral en ambas guerras mundiales. Pero sí que es verdad, que el autor logra crear una buena trama que hace que quieras seguir leyendo, con buena dosis de suspense que te atrapa en sus páginas. Ha sido un buen estreno con el autor, me ha gustado su forma de escribir, la trama y la ambientación de su novela.



La novia gitana es un thriller ambientado en Madrid. Una joven gitana, Susana Macayo, es brutalmente asesinada unos días antes de su boda. Justo siete años antes fue asesinada su hermana de la misma forma justo unos días antes también de su boda. La inspectora Elena Blanco, jefa de la Brigada de Análisis de Casos, es la encargada de la investigación de la muerte de Susana. El asesino de su hermana ya está encerrado en la cárcel. ¿Fue condenado un inocente? ¿O el culpable de la muerte de Susana es un imitador? Elena Blanco tendrá que lidiar con sus fantasmas personales y a su vez lograr resolver estos cruentos crímenes. Una novela muy bien escrita, con una buena trama y unos personajes bien construidos que te atrapa desde el principio. Una novela escrita por una escritora novel, que usa seudónimo, que recomiendo. Una escritora que promete, y por como acaba el libro, volveremos a encontrarnos con esta inspectora de carácter fuerte y algo destructivo, y su equipo.



No soy un monstruo es una novela que llevaba mucho tiempo apuntada en mi lista de pendientes, pero que nunca veía el momento de leerla, puede que como su autora es una periodista mediática, me daba un poco miedo encontrarme con una novela demasiado valorada por ser quién era su autora. Pero me equivocaba. Al final me decidí a leerla porque vi una reseña de La química del odio, su segunda novela protagonizada por Ana Arén, que me hizo querer leerla y claro, a mí me gusta empezar por el principio. Así que no tuve más remedio que leer No soy un monstruo, novela que me ha tenido super enganchada, me ha encantado. Me ha gustado mucho como la autora ha planteado la trama, como a través de los distintos personajes vamos conociendo lo que está pasando y como se desarrolla la investigación del caso. Y la resolución me ha gustado, en cierto sentido me ha sorprendido. Solo le saco una pega, y es que al principio se repite un poquitín.  Pero merece la pena leerla y ya tengo preparada su segunda novela.


Como me gustó La pintura de la voz y tenía en el Kindle esperando En la calle Mayor, que es una novela corta, pues me decidí a leerla. Y también me ha gustado. Una novela feelgood con una bonita historia bien escrita, que merece la pena leerla, pues al ser cortita se lee en un suspiro.

Y hasta aquí mis lecturas de mayo. A ver qué tal se me da junio.

Nos leemos,

Ayla

jueves, 7 de junio de 2018

Intuición, de Elisabeth Norebäck






Stella y Daniel eran adolescentes cuando tuvieron a Alice. Un año más tarde, durante las vacaciones de verano, Alice desaparece y, tras una intensiva y larga búsqueda, el caso queda cerrado y la familia destrozada para siempre. Años más tarde, Stella ha rehecho su vida: trabaja como psicoterapeuta, se ha casado y tiene un hijo adolescente. Todo cambia cuando aparece en su consulta una joven que se parece mucho a Alice. ¿Es posible que su hija desaparecida esté viva?


Intuición trata sobre dos de nuestros mayores miedos: perder a un hijo y perder la cabeza.

La autora

Elisabeth Norebäck nació en Dalarna, Suecia. Vive en Estocolmo con su esposo y dos hijos. Tiene una ingeniería en ciencias del Instituto Real de Tecnología KTH y está trabajando como asistente de guardería. Lee muchas novelas de suspense, y le encanta ver series de televisión de crimen y suspenso. Tell Me You’re Mine (Intuición) es su debut como novelista, actualmente está trabajando en su segunda novela.

Impresiones

Intuición es una novela encuadrada en un género tan de moda como el thriller psicológico. Un género que suelo disfrutar mucho y este libro no ha sido una excepción. Me ha gustado bastante sobre todo por la historia, una historia diferente contada a tres voces y aunque es previsible, no por ello lo he disfrutado menos.

Stella y Daniel fueron padres adolescentes y cuando su hija Alice era un bebé de apenas un año desaparece y aunque la búsqueda fue intensiva no lograron dar con ella, por lo que es declarada muerta. Stella no aceptó nunca su muerte y cree que en algún lugar su hija está viva. Años después, cuando ha rehecho su vida, una joven que se parece mucho a su hija desaparecida, se presenta en la oficina de Stella y está no duda en creer que es su hija y hará todo lo que este en sus manos para descubrir la verdad, aunque la tachen de loca. Por otro lado, tenemos a Isabelle, que tras la muerte del que creía su padre, no tiene una buena época, no se lleva bien con su madre y decide ir a la consulta de un psicoterapeuta, Stella, para superar su duelo. Y, por último, tenemos a la madre de Isabelle, Kerstin, una madre demasiado protectora y a la que no le gusta que su hija no viva con ella y vaya a terapia, sobre todo no le gusta que sea Stella la que ayude a su hija y hará todo lo posible para que su hija deje de ir a verla. ¿Qué esconde Kerstin? ¿Isabelle sabe algo? ¿Qué ocurrió con Alice?

Tres complejos personajes que nos van a ir contando su historia, una historia llena de misterios y claro oscuros, llena de sorpresas. Cada una nos cuenta a su manera sus anhelos, sus deseos, sus temores, sus angustias … Estos tres personajes femeninos están bien perfilados y son totalmente creíbles. Buen trabajo de la autora en el tratamiento psicológico de los personajes.

La autora logra plasmar una historia en la que uno de los temas principales es el miedo a que tus hijos desaparezcan, en la desesperanza de una madre que no logra encontrar a su bebé y saber qué pasó aquel día, en la angustia, el miedo, la incomprensión de esa madre.

Por otro lado, la rabia, el dolor, por saber que todo lo que has creído en tu vida no es real, que tu padre no es tu padre, que tu madre es una mujer demasiado controladora y tú ya no te sientes bien y necesitas la ayuda de un profesional, pero lo que parecía ser fácil no lo es y todo se complica. Isabelle ya no sabe a quién creer, la forma en la que la mira Stella la confunde, al igual que su comportamiento. Va recordando cosas de su pasado que duelen, cosas que es menor no recordar o ¿sí? Y su madre no deja de entrometerse en su vida. Y Kerstin, ve como su hija se aleja de ella y eso no lo puede consentir.

Una novela con una buena trama, escrita de forma ágil y sencilla, con capítulos protagonizados por las tres principales protagonistas, que atrapa desde el principio, con suspense e intriga y que, aunque es previsible, se disfruta igualmente, porque lo que importa es como se sienten y piensan las protagonistas y como va a desarrollarse los acontecimientos.  Una novela que os recomiendo leer.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla


lunes, 4 de junio de 2018

Las largas sombras, de Elia Barceló






«Al final de su vida, se ha dado cuenta de que los secretos destruyen; de que hay que iluminar los rincones para que no haya sombras; que en las sombras se ocultan los monstruos.»


Rita, regresa a su pueblo en Alicante después de muchos años de ausencia. Se dirige a casa de Lena, una de las amigas de entonces, pero la posibilidad de un feliz encuentro se ve truncada por una imagen horrible e inesperada: Rita encuentra a Lena muerta en el baño de su casa. Lo que empieza pareciendo un suicidio, se convierte después de algunas investigaciones, en un posible asesinato. Rita decide entonces reunir a las amigas de entonces para hablar de lo ocurrido. A partir de aquí, se iniciará el reencuentro de este grupo de amigas que hace 33 años que no se ven, después de que un terrible suceso las separara y marcara su vida para siempre. Porque el pasado siempre vuelve, siempre está oculto detrás de nosotros, pero a veces se nos muestra como un pliego más del presente.

Con una habilísima y muy personal mezcla de géneros, Las largas sombras va mucho más allá de la novela policiaca, del retrato de la España inmediatamente anterior a la Transición en una ciudad de provincias, de la narración de la nostalgia de sus protagonistas por una época en la que todo estaba por descubrir o de la crónica del desencanto que se ha ido instalando en sus vidas en la confrontación de los sueños con la realidad: Esta novela es una crónica astuta, desengañada y salvaje, narrada con inmediatez y frescura, y no exenta de humor, de una lucha por todo lo que vale la pena: el amor, la libertad, el respeto propio, la amistad, la esperanza.

 La autora

Elia Barceló (Elda, Alicante, 1957) es profesora de Estudios Hispánicos en la Universidad de Innsbruck, en Austria. Ha publicado numerosas novelas como El vuelo del hipogrifo, Consecuencias naturales, Disfraces terribles, Las largas sombrasAnima Mundi o la presente El secreto del orfebre, que le valió el reconocimiento internacional y el título de «la dama de los mil mundos». También es autora de La inquietante familiaridad, una tesis sobre los arquetipos del terror en los relatos de Julio Cortázar. Su obra ha sido traducida al francés, italiano, holandés y alemán, con gran éxito de público y crítica, consolidándose como una de las autoras españolas más internacionales de la narrativa actual.

Impresiones

Una de mis mejores lecturas del año pasado fue El color del silencio de esta misma autora, por lo que cuando vi esta novela, no dude en leerla. Y al igual que la anterior me ha encantado. La autora sabe crear una historia llena de secretos que atrapa desde el principio.

Es la historia de un grupo de amigas que tras acabar el COU quieren comerse el mundo. Pero algo pasa en el viaje de fin de curso que hace que sus vidas cambien, que se separen y no vuelvan a encontrarse todas juntas en 33 años. La historia está dividida en dos tiempos, lo que sucedió en el verano de 1974 y lo que está sucediendo en 2007. Rita (Marga) vuelve a Elda tras 33 años ausente y tras una reunión con sus antiguas amigas vuelve a recordar todo lo que pasó aquel verano,  hay un secreto que las hizo continuar sus vidas por separado y aunque algunas de ellas al cabo del tiempo vuelven a tomar contacto, otras no se han visto con las demás en años. En esa reunión todas vuelven a recordar y lo que parecía una reunión divertida entre viejas amigas, remueve a todas. Unos días después, Lena, una de ellas, es encontrado muerta en la bañera y lo que parecía un suicidio, se convierte en un posible asesinato, pero ¿qué pasó realmente? ¿Tiene que ver con lo que sucedió en el verano del 74? 

Con un estilo narrativo elegante y fresco, con capítulos que alternan las dos épocas, vamos a ir conociendo la historia de estas amigas, desvelando poco a poco los misterios. Una historia llena de intrigas, mentiras, secretos, crímenes, amor, amistad y venganza. Una historia bien hilada y adictiva, de prosa ágil, amena y fresca y una buena ambientación histórica que hará un retrato bastante fiel de la España justo antes de la Transición y como el mundo estaba cambiando para unas chicas jóvenes de provincia que querían comerse el mundo, pero tras lo sucedido una noche de verano verán sus sueños truncados y verán que por mucho que pasé el tiempo, el pasado siempre vuelve.

Me ha gustado las dos historias, una no se entiende sin la otra. Me ha gustado la resolución, aunque hay algún fleco que no me ha quedado claro. Los personajes están muy bien perfilados, cada uno con su propia personalidad, muy bien caracterizados. Otra cosa a destacar es la forma de escribir de la autora, que hace que te enganches a la historia desde el principio, dando pequeñas dosis de intriga que hace que quieras saber más y te vayas preguntado qué paso realmente en aquel viaje para que un grupo de amigas tan unido, se separen y no vuelvan a verse en tantos años. La ambientación es también muy buena y vamos a ver como las jóvenes y los jóvenes de aquellos años tienen sus sueños y sus anhelos y se empieza a ver cierta libertad, nuevos aires más modernos, aunque no a todo el mundo le gusta.

Os recomiendo esta novela, disfrutaréis de esta historia llena de intriga, bien escrita y adictiva.

4 estrellas en Goodreads

Nos leemos,

Ayla